Nora Cortiñas visitó el Lof Cushamen

La presidenta de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Nora Cortiñas, se reunió este miércoles 9 de agosto con los miembros de la comunidad del Lof Cushamen, Chubut. La comunidad mapuche le mostró el lugar y el modo en que según ellos denuncian, efectivos de Gendarmería detuvieron y subieron a un vehículo a Santiago Maldonado, desaparecido desde el 1 de agosto. El jueves Cortiñas visitará a Facundo Jones Huala.

 

“Ustedes deben aportar estos testimonios, son muy valiosos, y Otranto debe constituirse en el lugar para tomarse en serio la investigación, porque hasta ahora miró para otro lado”, afirmó Cortiñas durante esta visita, donde además cuestionó el trabajo de la fiscal Silvina Ávila.

En la visita al Lof acompañaron a Cortiñas, Roberto Cipriano y Sandra Raggio, integrantes de la Comisión de la Memoria de la provincia de Buenos Aires. Los mapuches describieron en detalle el operativo, realizado por gendarmería aquel día, que denuncian como violento afirmando que la fuerza les quemó una casa y otros elementos, dispararon con balas de goma y de plomo y secuestraron a Santiago Maldonado. El juez de la causa, Guido Otranto, desmiente estas acusaciones.

Indicaron que el hecho ocurrió por la mañana a la altura del primer acceso a la comunidad, en una barda que baja al río Chubut, en un sector en el que la costa está muy cerrada por árboles y ramas, por donde escaparon los hombres para no ser detenidos.

Indicaron que todos lograron cruzar el río y correr por la estepa, menos Maldonado, quien al ver la escena tomó su mochila de un puesto de la entrada y corrió detrás de los mapuches, pero no se atrevió a cruzar el curso de agua y se escondió entre las ramas.

Los integrantes de la comunidad mapuche agregaron que los gendarmes lo descubrieron y lo arrastraron arriba de la barda, donde le pegaron y lo subieron a un unimog (camión de la fuerza), lo que tres de ellos lograron ver desde el otro lado del río con largavistas.

Señalaron que el vehículo salió a la ruta nacional 40 para hacer cerca de dos kilómetros hacia el norte, donde se encuentra la segunda entrada al Lof, para traspasar a Maldonado a una camioneta oficial de la fuerza, escena que taparon con una doble fila de gendarmes, que se fue del lugar rumbo a Esquel, hacia el sur.

Según este relato, desmentido por el juez Otranto, quien ordenó el operativo en cuestión; al día siguiente llegó la policía de Chubut con un perro rastreador, que marcó “exactamente” el camino recorrido por los gendarmes y Maldonado entre el río y la parte alta de la barda, detectó una visera y un “cuellito” que le pertenecían al joven, tal como lo corroboró el hermano de la víctima, Sergio.
Uno de los miembros de la comunidad expresó “¿cuántos testigos desaparecieron o murieron?, ¿qué garantía hay si la comunidad decide presentar estos testimonios?”, en relación a la sugerencia de Cortiñas de presentar los testimonios en la causa.

Cortiñas les explicó que las entidades generaron una red de comunicación nacional e internacional para denunciar la “desaparición forzada” de Maldonado, lo que “dará todas las garantías que se necesitan”.

Cipriano, por otra parte, agregó que intentan que se retire Gendarmería del lugar, que actualmente está presente con un colectivo, dos móviles y más de 15 gendarmes, y cuya presencia “resulta intimidante y disuade a quienes podrían prestar su testimonio, además de obstaculizar la investigación”.

Sergio Maldonado y su esposa Sandra Antico también viajaron este miércoles a Esquel para acompañar las gestiones de los dirigentes ante autoridades judiciales y este jueves estarán también en el Lof Cushamen.

Para este jueves, Cortiñas y Cipriano, tienen previsto ir a la cárcel federal de Esquel para visitar a Facundo Jones Huala, lonko de la comunidad Cushamen, preso por un pedido de captura de Chile, que solicitó su extradición para juzgarlo por el incendio de un campo en el sur del vecino país.

 

Fuente: Télam

Deja un comentario