Carrió pidió no debatir sobre el aborto en víspera de Semana Santa

“Son días de oración; yo les pido que sean días de arrepentimiento y de oración, es lo único que salvará la Argentina”, sostuvo la diputada.

 

La diputada Elisa Carrió pidió postergar el comienzo del debate parlamentario sobre la despenalización del aborto, previsto para este martes, al estar cercana la semana santa y ser así “días de arrepentimiento y de oración”.

“Son días de oración; yo les pido que sean días de arrepentimiento y de oración, es lo único que salvará la Argentina”, escribió la legisladora de Cambiemos.

“Lilita”, que en numerosas ocasiones se mostró contraria al aborto, envió una carta al presidente de la Comisión de Legislación General, Andrés Lipovetzky, para plantearle su disconformidad por el hecho de que el tema empiece a tratarse esta tarde, en comisiones de la Cámara de Diputados, que serán las encargadas de comenzar el tratamiento legislativo.

“En virtud de que se ha convocado a una reunión conjunta de comisión (…) para tratar la interrupción voluntaria del embarazo, quisiera referirle que estamos transitando un tiempo sagrado para muchos argentinos y no quisiera que el inoportuno tratamiento de este tema tan sensible se convierta en un agravio para millones de judíos y cristianos”, escribió la diputada.

Asimismo, añadió que lo mejor sería postergar el tratamiento. “Daremos el debate sobre este proyecto de ley y brindaremos nuestras razones en el momento en el que haya que darlo, tenemos todo el año para hacerlo, pero empezar a tratarlo esta semana parecería una violación a los principios de tolerancia y pluralidad que exige un Estado democrático”, concluyó.

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Argentina presentó a principios de marzo, por séptima vez, un proyecto que busca despenalizar la interrupción voluntaria del embarazo, después de que el presidente, Mauricio Macri, aunque contrario al aborto, instase a que se debata en el Congreso.

Con la firma de 71 diputados de distinto signo político, la iniciativa establece que toda mujer tiene derecho a interrumpir su embarazo durante las primeras 14 semanas y, tras ese plazo, estaría permitido en los dos casos que contempla ahora la ley (evitar peligro para la salud de la mujer o cuando el embarazo es fruto de una violación), y si existen malformaciones fetales graves.

En las últimas semanas, organizaciones feministas reclamaron a través de diversas manifestaciones que el proyecto de despenalización avance en las Cámaras, al tiempo que asociaciones contrarias, denominadas ‘provida’ también salieron a la calle para pedir que no haya cambios en la legislación.

Uno de los principales argumentos a favor de esta iniciativa es que actualmente el aborto es la principal causa de muerte materna en más de la mitad de las provincias argentinas, y nacen anualmente casi 3.000 bebés de niñas de entre 10 y 14 años, según datos de organizaciones sociales.

Aunque es la séptima vez que la iniciativa llega al Parlamento, donde nunca prosperó, en esta ocasión hay gran expectativa porque Macri dio libertad de conciencia a los legisladores de su partido y los instó a abordar la despenalización, que desde hace años se trata de un tema que divide a la sociedad.

Fuente: EFE

Comentarios

comentarios